Contacto

Introducción práctica a la Meditación Zen

Impartida por Taishô Ibañez, monje budista zen del Monasterio Luz Serena.

 

INTRODUCCIÓN A LA MEDITACIÓN ZEN

impartida por

Taishô Ibañez

en la

Iglesia de Santa María (Requena)

14 de mayo de 2014

de 20 a 22 horas



 

 

Taishô Ibañez, monje budista zen del Monasterio Luz Serena.

Taishô Ibáñez ingresó en el monasterio a la edad de 19 años. Tomó los votos de novicio zen en 2009 y la ordenación completa de sacerdote laico en 2012. Discípulo cercano del maestro Dokushô Villalba, instructor de meditación zen, Taishô ejerce actualmente la función de responsable de la organización general del monasterio.

 

La meditación zen es el corazón del Budismo Zen.

Esta introducción está pensada tanto para los que no tienen ninguna experiencia en la meditación, como para los que ya la conocen y quieren profundizar un poco más.

Aprenderemos a sentarnos en silencio; a gozar de nuestra propia respiración; a calmar nuestra mente y estabilizar nuestro cuerpo. Aprenderemos a caminar con conciencia sobre la Tierra y bajo el Cielo.

Tendremos explicaciones detalladas sobre la postura de meditación y la actitud mental durante zazen; enseñanzas sobre los principios fundamentales de la Vía del Zen y, si nuestro ruido interior nos lo permite, exploraremos el silencio diamantino de nuestro ser más profundo.

La Vía del Zen es un camino de conocimiento, de auto transformación, en el que cada uno toma la responsabilidad de su propia existencia. Nuestros pensamientos, palabras y actos conforman nuestra realidad. No obstante, somos escasamente conscientes de lo que pensamos, decimos y hacemos. Por ello culpamos a menudo a los demás o las circunstancias de nuestras dificultades.

La meditación Zen puede ayudarnos a despertarnos: nos hace íntimos con nosotros mismos y nos sitúa en el centro mismo de nuestra existencia para que, desde él, podamos asumir la responsabilidad de vivir tal y como libremente sentimos que debemos hacerlo.

 

 

Sentarse.

Sólo sentarse.

Sentarse en silencio.

De eso se trata.

 

La columna vertebral bien derecha.

La cabeza sobre los hombros busca el Cielo.

Las piernas, en la posición de loto,

se enraízan en la Tierra.

Entre el Cielo y la Tierra un ser vivo,

respirando, sintiendo, alerta.

 

Los diez mil ruidos del mundo desaparecen,

el corazón mora en paz,

la mente se aquieta,

el espíritu alza vuelo y se expande sin límites.

La libertad del momento presente.

 

Después de esto...

las agujas de los pinos son verdes,

el cielo azul y tus ojos maravillosamente brillantes.

 

¿Quieres experimentarlo?

 

PLAZAS LIMITADAS

ES IMPRESCINDIBLE RESERVAR PLAZA, LLAMANDO A:

Monasterio Zen Luz Serena

962 301 055

609 415 605

info@sotozen.es

 

 

Se ruega llegar a la Iglesia de Santa María al menos quince minutos antes.

Llevar ropa cómoda y amplia.

 

Organizado por la Comunidad Budista Soto Zen

Monasterio Zen Luz Serena